lunes, noviembre 15, 2004

Empresas vs Comunidades: La aventura continúa

Hace tiempo el mundo estaba dominado por las tribus estructurados por familia genética. Después pasamos a un mundo "feudal", estructurado alrededor de "familias políticas", a las que uno podía adherirse voluntariamente. Luego inventamos las naciones, llenas de personas que compartían haber nacido en un lugar común. En todos estos casos se produjo un relevo por un grupo más poderoso. ¿Quién duda de que eran más poderosos los miembros de la familia de los Julios que los miembros de una tribu?. ¿Quién se atreve a poner en cuestión que el Estado que gestiona una Nación es más poderoso que las familias que lo componen, que a lo sumo aspiran hoy a convertirse en familias políticas en el parlamento?.

Ahora, con la globalización, están de moda las empresas. A muchos les causa asombro y pavor ver el gran poder de algunas empresas que son capaces de plantarse ante gobiernos. Casos como los de las empresas "españolas" en Argentina renegociando la deuda o de Microsoft hacen pensar en el auge de las empresas y en el declive de las naciones.

Pero, antes de que las empresas pudieran tomar el relevo a las naciones, surgen las comunidades que plantan cara a gobiernos y empresas. Son comunidades las ONGs, que han revitalizado el brío de las, en su momento, activas misiones religiosas. Son comunidades las que se articular de forma P2P, para compartir contenidos o servicios. Son comunidades las que se crean y articulan mediante herramientas como eConozco o LinkedIn.... Su modelo de creación de valor es diferente.

Si nos damos cuenta, las comunidades se abren paso sobre todo en la era postindustrial. En la era del conocimiento (Médicos del Mundo, hackers o simplemente nodos de redes sociales), la duplicación del contenido no agota el medio productivo y crea más riqueza. ¿Se quedarán las comunidades en este entorno?. ¿Será difícil que puedan hacerse barcos o coches de forma P2P?.

El problema final es la articulación de la financiación de un proyecto P2P tan caro como fabricar barcos. Pero, no nos olvidemos que las empresas cada vez son más participadas por millones de personas que entran y salen de sus cotizaciones en una especie de P2B.

Tal vez, lo que hoy conocemos con comunidades sea una nueva mutación del mundo empresarial. Del capitalismo agresivo de la primitiva era industrial se ha pasado al capitalismo "popular" de la responsabilidad social. Somos dueños de las multinacionales, que dejan de ser nuestros temores para convertirse en nuestras esperanzas, de jubilación o de otros sueños.

Si las empresas no se transforman, podrían ser barridas por las comunidades. Sólo que, en el fondo, empresa es emprendimiento/proyecto hecho realidad, y eso no desaparecerá. El emprendedor está detrás de quien crea algo de valor gracias a integrar a un grupo de personas. Ese es el rasgo más importante de una empresa. El nombre, empresa o comunidad, da lo mismo.