lunes, abril 04, 2005

San Carol

Juan Pablo II ha sido una brillante luz que reflejaba con éxito la luz de Dios entre nosotros. Más allá del hombre inolvidable queda su mensaje de amor a Dios y a los hombres.

Sus creencias y sus obras parecen señalar a un santo.

De confirmarse su santidad, ¿tendremos que acostumbrarnos a llamarle San Juan Pablo II?. ¿Podremos acaso abreviarle cariñosamente el tratamiento a San Carol?

Sea como sea, gracias Juan Pablo II, por enseñarnos con tu ejemplo de vida y de firmeza que más allá de la materia y el instante se encuentra Dios.

Juan Pablo II, disfruta en Paz de la vida eterna con Jesucristo.